Boeing a un año del accidente de 737 MAX de Lion Air: estamos arreglando los errores

El ceo del fabricante estadounidense, compadece ante el Senado de ese país para dar un reporte sobre los avances en la investigación, de los accidentes de Lion Air, y de Ethiopian Airlines y lo que se está haciendo para mejorar la seguridad de los 737 MAX

A un año del trágico accidente de Lion Air en un avion 737 MAX, el ceo de Boeing Dennis Muilenburg, compadece ante el Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado de Estados Unidos, junto con el vicepresidente e ingeniero jefe de aviones comerciales de Boeing, John Hamilton, para debatir los avances en la investigación y en la implementación de las recomendaciones técnicas para mejorar la seguridad de estos aviones.

Muilenburg inició su discurso ofreciendo sus condolencias a los familiares de las víctimas y recordando los accidentes del vuelo 610 de Lion Air y del vuelo 302 de Ethiopian Airlines y aseguró que siempre serán recordados. “Por favor sepan que llevamos con nosotros todos los días el recuerdo de estos accidentes y de sus seres queridos. Nunca serán olvidados. Estas tragedias continuarán impulsándonos a hacer todo lo posible para que nuestros aviones y nuestra industria sean más seguros“.

“Si bien el accidente de Ethiopian Airlines aún está bajo investigación por parte de las autoridades de Etiopía, sabemos que ambos accidentes involucraron la activación repetida de una función del software de control de vuelo llamada MCAS, que respondió a señales erróneas de un sensor que mide el ángulo de ataque del avión”, sostuvo el ejecutivo de Boeing.

Asegura que han desarrollado mejoras robustas en el software  de esta aeronave, que  entre otras cosas, garantizarán que la función MCAS no se pueda activar en función de las señales de un solo sensor, y no se pueda activarla repetidamente. “También estamos realizando cambios adicionales en el software de control de vuelo del 737 MAX para eliminar la posibilidad de riesgos incluso extremadamente improbables que no están relacionados con los accidentes”.

Precisa que han dedicado todo el esfuerzo en este caso.  “Hemos dedicado todos los recursos necesarios para garantizar que las mejoras del 737 MAX sean exhaustivas y hayan sido probadas exhaustivamente. Esto incluye gastar más de 100 mil horas de ingeniería y pruebas en su desarrollo. También hemos realizado más de 814 vuelos de prueba con el software actualizado y hemos realizado numerosas sesiones de simulador con 545 participantes de 99 clientes y 41 reguladores globales. Este proceso ha llevado más tiempo de lo que esperábamos originalmente, pero estamos comprometidos a manejarlo bien, y el tiempo de retorno al servicio depende completamente de responder todas y cada una de las preguntas de la FAA”.

Indicó que ha volado en dos de los vuelos de demostración con el nuevo sistema. “He visto de primera mano la experiencia y la profesionalidad de nuestros equipos. Señor Chairman, no podría estar más seguro de nuestras soluciones – y no podría estar más agradecido con los hombres y mujeres que han trabajado tan duro para desarrollar y probar estas mejoras siempre con la seguridad a la vanguardia. Cuando el 737 MAX regrese al servicio, será uno de los aviones más seguros que se  haya volado”.

Explicó que durante todo este proceso, han trabajado estrechamente con la FAA (Agencia Federal de Aviación) y otros reguladores. “Les proporcionamos documentación, les hicimos volar en los simuladores y les ayudamos a comprender nuestra lógica y el diseño del nuevo software. Todas sus preguntas están siendo respondidas.  Los reguladores de todo el mundo deberán aprobar el regreso del MAX a los cielos solo después de haber aplicado el escrutinio más riguroso, y estén completamente satisfechos con la seguridad del avión. El público volador no merece menos”, dijo Dennis Muilenburg.

Reconoció que la suspensión de las operaciones de los vuelos de los MAX está afectando a los clientes de las aerolíneas, a los pilotos y a los tripulantes. “Los clientes de nuestras aerolíneas y sus pilotos nos han dicho que no creen que nos hayamos comunicado lo suficiente sobre la función MCAS – y los hemos escuchado. Así que nos hemos asociado con clientes y pilotos de todo el mundo a medida que desarrollamos nuestras soluciones. Hemos recibido y alentado sus preguntas y les hemos dado la oportunidad de probar esas soluciones de primera mano en los simuladores. Y sujeto a la aprobación regulatoria, habrá capacitación y materiales educativos adicionales y perfeccionados disponibles para los pilotos que vuelan el MAX”.

El ceo de Boeing indicó que han aprendido de estos accidentes. “Sabemos que cometimos errores y nos equivocamos. Lo consideramos así y estamos arreglando tales errores. Hemos desarrollado mejoras en el 737 MAX para garantizar que accidentes como estos nunca vuelvan a ocurrir. También estamos aprendiendo lecciones más profundas que resultarán en mejoras en el diseño de futuros aviones”.

Sostuvo que por más doloroso que pueda ser,  el proceso de aprender del fracaso, e incluso de tragedias como estas, ha sido esencial para los avances en la seguridad de los aviones desde que la industria comenzó hace aproximadamente un siglo. “Y esta es una de las razones por las que viajar en un avión comercial grande es la forma más segura de transporte en la historia humana”.

Detalló que hoy y todos los días, más de 5 millones de personas embarcarán en un avión Boeing y volarán de manera segura a su destino. “Ya sea que se trate de su primer vuelo o su millonésima milla, queremos que sea una gran experiencia, y lo más importante, segura. Las décadas de trabajo e innovación a lo largo de toda la industria, así como la supervisión de la FAA, este Comité y los reguladores de todo el mundo han reducido los riesgos de los viajes aéreos en más del 95% en los últimos veinte años. Pero ningún número, aparte de cero accidentes, es jamás aceptable”.

 Resaltó que durante 103 años, Boeing se ha dedicado a hacer del mundo un lugar mejor y más seguro. “Los ingenieros que diseñan nuestros aviones, los maquinistas que trabajan en nuestras fábricas y los muchos otros que contribuyen al trabajo extraordinariamente complejo de construir y mantener aviones comerciales lo hacen con orgullo y honor. Garantizar un viaje seguro y confiable es fundamental para quienes somos. Nuestros clientes y el público que viaja, incluidas nuestras propias familias, amigos y seres queridos, dependen de nosotros para mantenerlos a salvo. Esa es nuestra promesa y nuestro propósito”.

Estos accidentes desgarradores – y los recuerdos de las 346 vidas perdidas – ahora también son parte de ese legado. Es nuestro deber solemne aprender de ellos y cambiar nuestra compañía para mejor. Les puedo asegurar que hemos aprendido de esto y continuaremos aprendiendo. Hemos cambiado a partir de esto y seguiremos cambiando. La importancia de nuestro trabajo lo exige”.

Precisó que además de los trabajos técnicos y las mejoras del avión, Boeing decidió ayudar a las familias de las víctimas. “También debemos ayudar a reconstruir las comunidades y familias afectadas por estos accidentes. Nuestro primer paso fue nuestro compromiso de dedicar $ 100 millones a ellos. Contratamos a Ken Feinberg y Camille Biros, reconocidos expertos en esta área, para garantizar que las familias puedan acceder a este dinero lo más rápido posible. Por supuesto, ninguna cantidad de dinero puede recuperar lo que se ha perdido. Pero al menos podemos ayudar a las familias a satisfacer sus necesidades financieras. Nuestra gente también ha donado más de $ 750,000 de su propio dinero para estos fondos – un gran ejemplo del espíritu de donación que nuestros equipos muestran constantemente en las comunidades donde viven y trabajan en todo el mundo”.

Lea el discurso completo del ceo de Boeing: Discurso en el Senado de EEUU.

Please follow and like us: