Tocumen implementa acciones de prevención durante la época de migración de aves

Cada año  millones de aves migratorias sobrevuelan los cielos de Panamá, durante los meses de octubre y noviembre, provenientes de Norteamérica hacia Suramérica, buscando tierras más cálidas y alimentos ante la llegada inminente del invierno. 

 

Cada año  millones de aves migratorias sobrevuelan los cielos de Panamá, durante los meses de octubre y noviembre, provenientes de Norteamérica hacia Suramérica, buscando tierras más cálidas y alimentos ante la llegada inminente del invierno. Este movimiento de pájaros representa riesgos para las operaciones del Aeropuerto Internacional de Tocumen (AITSA) y la aviación nacional e internacional.

A través del Departamento de Control de Fauna de Tocumen S.A., se realizan acciones de prevención con el objetivo de comunicar oportunamente la presencia de aves en las áreas próximas a la terminal aérea y así evitar incidentes.

Como medidas de prevención implementadas por el Departamento de Control de Fauna al momento de observar concentraciones de pájaros, está el uso de equipos pirotécnicos para persuadirlas a agilizar el paso y que asciendan a alturas mayores, donde no representen un riesgo para los aterrizajes y despegues de las aeronaves.

Desde el 2015, el Aeropuerto Internacional de Tocumen cuenta con la red de advertencia temprana para la comunicación al Centro de Gestión, Autoridad de Aeronáutica Civil, Aerolíneas y “Handlers” (empresas que brindan apoyo a las aerolíneas), sobre los movimientos migratorios.

El año pasado el Departamento de Fauna del AITSA contabilizó el paso de 147 mil 907 aves migratorias entre las que destacaron cinco especies: Golondrina tijereta (rustica), golondrina arenera (Riparia riparia), elanio de Missippi (Ictinia mississippiensis), gavilán de Swainson (Buteo swainsoni) y el gallinazo cabecirrrojo (Cathartes aura).

La Migración de aves es un evento natural que no puede ser evitado.  Durante este período se incrementan los reportes de incidentes de aves con aeronaves; siendo también posible que ocurra durante la noche con otras aves migratorias como patos, en aproximaciones de los aeropuertos.   Es probable que se detecten impactos con fauna ocurridos en la trayectoria, durante la aproximación o salida de los aeródromos, zonas que están fuera del radio de acción de la unidad del peligro aviario.

La Sociedad Audubon Panamá reportó que el año pasado se contó un estimado de 2 millones 914 mil 357 aves rapaces provenientes de Canadá y Estados Unidos, todo un récord para Panamá. De esta cifra, 1 millón 111 mil 846 fueron de la especie Gallinazo Cabecirojo, 950 mil 937 Gavilanes de Swainson y 466 mil 379 Gavilanes Aludos.  Además 385 mil 195 aves de otras 10 especies de rapaces.

Please follow and like us: