Difícil inicio de año para Boeing

Se revelan mensajes de los trabajadores que dejan en entredicho  la seguridad de los aviones 737 MAX y Boeing pide disculpas y se lamenta.  

No ha sido un buen  inicio de año  para Boeing, que sigue estando en el ojo del huracán por los aviones 737 MAX cuyo sistema de estabilización MCAS habría fallado siendo esta  la causa de los dos fatales accidentes que cobraron la vida de un total de 346 personas en los vuelos  610 de Lion Air y del vuelo 302 de Ethiopian Airlines.

Pese al esfuerzo del fabricante estadounidense por enmendar los errores y hacer las revisiones y mejoras en el sistema, que ha sido probado en simuladores, aún el escrutinio sigue estando sobre la seguridad y calidad de este modelo de aviones y parece aún no recobrar la confianza. 

Esta semana se revelaron nuevos mensajes que habrían intercambiado trabajadores de Boeing sobre el modelo de avión 737 MAX en los que se critica la forma como fue diseñado para ahorrar costos a las aerolíneas pues no requería que los pilotos fuesen entrenados en ellos.

En específico los mensajes revelados son los siguientes:

Este avión está diseñado por payasos que, al mismo tiempo, son supervisados por monos”, dijo un piloto de la compañía en mensajes a un colega en 2016, que Boeing reveló públicamente el jueves por la
noche.

¿Pondría a su familia en un simulador MAX? No, no lo haría”, dijo un empleado a un colega en otro intercambio. “No”, responde igualmente el receptor.

Estos mensajes, vistos por la AFP, fueron revelados por parlamentarios estadounidenses que están investigando el procedimiento de aprobación del 737 MAX, del cual dos accidentes cercanos dejaron 346 muertos.

Algunas de estas comunicaciones se relacionan con el desarrollo y la calificación de los simuladores del Boeing 737 MAX en 2017 y 2018“, indicó Boeing, y agregó que los habían transmitido a los parlamentarios en pos de la “transparencia“.

La compañía ya había proporcionado los documentos a los legisladores y a la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés), quienes están investigando el 737 Max y el proceso que lo autorizó a volar.

Los mensajes amenazan con revertir los esfuerzos de Boeing por restablecer la confianza del público en el 737 Max, que se ha mantenido en tierra desde marzo estos modelos de aviones.  Esto se sumará a los obstáculos para David Calhoun, un veterano miembro de la junta que asumirá el 13 de enero como director ejecutivo para suceder a Dennis Muilenburg, destituido el mes pasado.

Estos correos electrónicos recién publicados son extremadamente condenatorios”, dijo el representante Peter DeFazio, demócrata de Oregón que preside un comité que investiga a Boeing y al 737 Max.

Pintan una imagen profundamente inquietante de lo lejos que Boeing aparentemente estaba dispuesto a llegar para evadir el escrutinio de los reguladores, las tripulaciones de vuelo y los pasajeros, incluso cuando sus propios empleados activaban las alarmas internamente”, dijo DeFazio en un comunicado.

Boeing, que proporcionó los documentos bajo presión de los legisladores estadounidenses, se disculpó y dijo que estaba comprometido a proceder con “total transparencia” con la FAA. “Lamentamos el contenido de estas comunicaciones y nos disculpamos con la FAA, el Congreso, nuestros clientes de aerolíneas y con los pasajeros”, dijo la compañía con sede en Chicago en un comunicado.

“Hemos realizado cambios significativos como compañía para mejorar nuestros procesos de seguridad, organizaciones y cultura”.

En un comunicado, la FAA dijo que revisó los mensajes de Boeing y descubrió que “nada en la presentación señalaba ningún riesgo de seguridad que no se haya identificado como parte de la revisión en curso de las modificaciones propuestas a la aeronave”.

Síguenos y comparte