Coronavirus reducirá la demanda y los ingresos de las aerolíneas alerta la Iata

De acuerdo a la evaluación inicial de la IATA, referente al impacto del brote del Nuevo Coronavirus 2019 (COVID-19), esta muestra una pérdida potencial de 13% en todo el año de la demanda de pasajeros para los transportistas en la región de Asia y el Pacífico, lo cual se traduciría en una pérdida de ingresos de $27.8 mil millones en 2020 para los operadores en dicha región.

 

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) anunció que su evaluación inicial del impacto del brote de Nuevo Coronavirus 2019 (COVID-19) muestra una pérdida potencial de 13% en todo el año de la demanda de pasajeros para los transportistas en la región de Asia y el Pacífico. Teniendo en cuenta que se pronostica que el crecimiento de las aerolíneas de la región será de 4.8%, el impacto neto será una contracción de 8.2% en todo el año en comparación con los niveles de demanda de 2019. En este escenario, eso se traduciría en una pérdida de ingresos de $27.8 mil millones en 2020 para los operadores en la región de Asia y el Pacífico, la mayor parte de los cuales serían soportados por los operadores registrados en China, con $ 12.8 mil millones perdidos solo en el mercado interno de China.

En el mismo escenario, se pronostica que los operadores fuera de Asia-Pacífico soportarán una pérdida de ingresos de $ 1.5 mil millones, suponiendo que la pérdida de demanda se limite a los mercados vinculados a China. Esto llevaría la pérdida total de ingresos globales a $ 29.3 mil millones (5% menos ingresos de pasajeros en comparación con lo que pronosticó la IATA en diciembre) y representaría un impacto del 4.7% en la demanda global. En diciembre, IATA pronosticó un crecimiento global de RPK de 4.1%, por lo que esta pérdida más que eliminaría el crecimiento esperado este año, resultando en una contracción global de 0.6% en la demanda de pasajeros para 2020.

Estas estimaciones se basan en un escenario en el que COVID-19 tiene un impacto en forma de V similar en la demanda que se experimentó durante el SARS. Eso se caracterizó por un período de seis meses con un fuerte descenso seguido de una recuperación igualmente rápida. En 2003, el SARS fue responsable de la caída del 5.1% en los RPK transportados por las aerolíneas de Asia-Pacífico.

El impacto estimado del brote de COVID-19 también supone que el centro de la emergencia de salud pública permanece en China. Si se extiende más ampliamente a los mercados de Asia y el Pacífico, los impactos en las aerolíneas de otras regiones serían mayores.

Es prematuro estimar qué significará esta pérdida de ingresos para la rentabilidad global. Todavía no sabemos exactamente cómo se desarrollará el brote y si seguirá el mismo perfil que el SARS o no. Los gobiernos utilizarán la política fiscal y monetaria para tratar de compensar los impactos económicos adversos. Se puede ver cierto alivio en los precios más bajos del combustible para algunas aerolíneas, dependiendo de cómo se hayan cubierto los costos del combustible.

“Estos son tiempos difíciles para la industria global del transporte aéreo. Detener la propagación del virus es la máxima prioridad. Las aerolíneas están siguiendo la guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras autoridades de salud pública para mantener a los pasajeros seguros, el mundo conectado y el virus contenido. La fuerte caída de la demanda, como resultado de COVID-19, tendrá un impacto financiero en las aerolíneas, severo para aquellos particularmente expuestos al mercado chino. Estimamos que el virus reducirá el tráfico global en un 4.7%, lo que podría más que compensar el crecimiento que pronosticamos anteriormente y causar la primera disminución general de la demanda desde la Crisis Financiera Global de 2008-09. Y ese escenario se traduciría en ingresos por pérdida de pasajeros de $ 29.3 mil millones. Las aerolíneas están tomando decisiones difíciles para reducir la capacidad y, en algunos casos, las rutas. Los menores costos de combustible ayudarán a compensar parte de los ingresos perdidos. Este será un año muy difícil para las aerolíneas“, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA.

Rol de los gobiernos

Los gobiernos tienen un papel importante que desempeñar en esta crisis:

Operaciones: Las aerolíneas han desarrollado estándares y mejores prácticas vinculadas al Reglamento Sanitario Internacional (RSI) para gestionar de manera efectiva y eficiente en tiempos de emergencias de salud pública. Las aerolíneas, por lo tanto, dependen de que los gobiernos también sigan el RSI para que tengamos un enfoque global efectivo para contener el brote. “Hemos aprendido mucho de brotes anteriores. Y eso se refleja en el RSI. Los gobiernos deben seguirlo constantemente”, dijo de Juniac.

Liderazgo: También es importante que los gobiernos asuman el liderazgo para apuntalar sus economías. El gobierno de Singapur, por ejemplo, está asignando SGD 112 millones para proporcionar ayuda financiera a las aerolíneas que luchan por mantener económicamente la conectividad. “Las aerolíneas y los gobiernos están juntos en esto. Tenemos una emergencia de salud pública y debemos intentarlo todo para evitar que se convierta en una crisis económica. El alivio de los costos del aeropuerto ayudará a mantener una conectividad aérea vital. Otros gobiernos deberían tomar buena nota y actuar rápidamente ”, dijo de Juniac.

Consejos para viajeros

La OMS no ha pedido restricciones a los viajes o el comercio. De hecho, el transporte aéreo juega un papel importante: llevar al personal médico y los suministros a donde se necesitan.

La OMS ha publicado amplios consejos para viajeros en su sitio web. Se debe asegurar a los pasajeros que el aire de la cabina se filtra, que los aviones se limpian de acuerdo con los estándares globales, que los aeropuertos clave han implementado controles de temperatura para los viajeros y que el personal y la tripulación de la aerolínea están capacitados para lidiar con el raro caso de un pasajero que presente síntomas de infección.

Si está enfermo, no viaje. Si tiene síntomas similares a los de la gripe, use una máscara y consulte a un médico. Y cuando viaje, lávese las manos con frecuencia y no se toque la cara. Observar estas medidas simples debería mantener el vuelo seguro para todos”, dijo el Dr. David Powell, asesor médico de IATA.

Please follow and like us: