IATA reacciona ante la restricción de vuelos por el coronavirus

El gremio de la industria aérea indicó que apoya las iniciativas de los gobiernos para garantizar la seguridad y la salud, pero alertan sobre los problemas económicos que generará la restricción de los vuelos. 

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo ( IATA ) y sus miembros continúan apoyando a los gobiernos en sus esfuerzos por contener la propagación de COVID-19. 

En este momento de extrema presión sobre la industria, la IATA instó a los gobiernos a:

  • Prepararse para las amplias consecuencias económicas de estas acciones, 
  • Responder rápidamente a la fragilidad financiera de las aerolíneas, y
  • Seguir las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Estas llamadas se producen en respuesta a la prohibición por parte del gobierno de los Estados Unidos de que  ciudadanos no estadounidenses y personas que no son residentes legales permanentes de los Estados Unidos, que han estado en el Área Schengen (Unión Europea) en los últimos 14 día, ingresen a territorio ds Estados Unidos.

Impacto económico

“Estos son tiempos extraordinarios y los gobiernos están tomando medidas sin precedentes. La seguridad, incluida la salud pública, es siempre una prioridad. Las aerolíneas están cumpliendo con estos requisitos. Los gobiernos también deben reconocer que las aerolíneas, que emplean a unos 2,7 millones de personas, están bajo presiones financieras y operativas extremas. Necesitan apoyo «, dijo Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA . 

Al tomar tales medidas, la IATA instó a los gobiernos a prepararse para el impacto económico adverso que causarán. Las dimensiones del mercado estadounidense-europeo son enormes.  

Las aerolíneas ya están luchando con el severo impacto que la crisis COVID-19 ha tenido en sus negocios. 

En 2019, hubo alrededor de 200,000 vuelos programados entre los Estados Unidos y el Área Schengen, lo que equivale a alrededor de 550 vuelos por día. Había alrededor de 46 millones de pasajeros (aproximadamente equivalente a 125,000 viajeros por día). 

Si bien la medida de los Estados Unidos reconoce la necesidad de continuar facilitando el comercio transatlántico, las consecuencias económicas de esto serán amplias. 

Los gobiernos deben imponer las medidas que consideren necesarias para contener el virus. Y deben estar completamente preparados para brindar apoyo para amortiguar la dislocación económica que esto causará. En tiempos normales, el transporte aéreo es un catalizador para el crecimiento económico y el desarrollo. Suspender los viajes a una escala tan amplia creará consecuencias negativas en toda la economía. Los gobiernos deben reconocer esto y estar listos para apoyar ”, dijo de Juniac.

Viabilidad financiera de las aerolíneas 

La IATA estimó que la crisis podría generar pérdidas de ingresos por unos $ 113 mil millones. Ese escenario no incluía medidas tan severas como las que Estados Unidos y otros gobiernos (incluidos Israel, Kuwait y España) han puesto en práctica desde el 5 de marzo cuando se dieron a conocer las proyecciones económicas. 

Las medidas estadounidenses se sumarán a esta presión financiera. El valor total del mercado estadounidense-Schengen en 2019 fue de $ 20 mil 600 millones. Los mercados que enfrentan el mayor impacto son Estados Unidos-Alemania ($ 4 mil millones), Estados Unidos-Francia ($ 3 mil 500 millones) y Estados Unidos-Italia ($ 2 mil 900 millones). 

Esto creará enormes presiones de flujo de efectivo para las aerolíneas. Ya hemos visto a Flybe hundirse. Y este último golpe podría empujar a otros en la misma dirección. Las aerolíneas necesitarán medidas de emergencia para superar esta crisis. Los gobiernos deberían buscar todos los medios posibles para ayudar a la industria en estas circunstancias extremas. Extender las líneas de crédito, reducir los costos de infraestructura, aligerar la carga tributaria son todas las medidas que los gobiernos deberán explorar. El transporte aéreo es vital, pero sin un salvavidas de los gobiernos tendremos una crisis financiera sectorial acumulada además de la emergencia de salud pública«, alertó de Juniac.

Recomendaciones de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) continúa desaconsejando la aplicación de restricciones de viaje o comercio a los países que sufren brotes. El 29 de febrero de 2020, la OMS emitió una guía revisada que incluía lo siguiente:

“Las medidas de viaje que interfieren significativamente con el tráfico internacional solo pueden justificarse al comienzo de un brote, ya que pueden permitir que los países ganen tiempo, incluso solo unos pocos días, para implementar rápidamente medidas de preparación eficaces. Dichas restricciones deben basarse en una evaluación cuidadosa del riesgo, ser proporcionales al riesgo para la salud pública, ser de corta duración y reconsiderarse periódicamente a medida que la situación evoluciona «.
“Instamos a los Estados Unidos y otros gobiernos que han impuesto restricciones de viaje a seguir la guía de la OMS. Esto está evolucionando rápidamente. La salud y la seguridad son las principales prioridades para los gobiernos y el sector del transporte aéreo. Pero la efectividad y la necesidad de las restricciones de viaje deben revisarse continuamente”, dijo de Juniac.
Síguenos y comparte