Consejos para viajar cómodo en Navidad

Pasajeros en tránsito en el aeropuerto de Tocumen

Al tomar previsiones podremos disminuir los imprevistos y el cansancio

En las temporadas de Navidad y Año Nuevo las personas que viven fuera de sus países aprovechan los días de asueto para reunirse con sus familias, sobre todo aquellos que están en otros continentes.

En estas fechas los viajeros tienen que lidiar con aeropuertos repletos, vuelos demorados por mal tiempo y cambios de usos horarios.

Los viajes largos resultan agotadores y los pasajeros llegan extenuados, a lo que se le agrega el efecto Jet Lag (desorientación del reloj corporal de los viajeros cuando el recorrido incluye el cruce de varias franjas horarias). En Informe Aéreo queremos compartir  algunas recomendaciones para hacer la temporada navideña más llevadera.

Verifica tu salud: Es importante que las personas que sufren de presión alta o baja, diabetes, alergias, vértigo, laberintitis, migraña u otras afecciones consulten con su proveedor de salud para evitar complicaciones durante el tiempo de espera en los aeropuertos y durante los vuelos. Mete en tu equipaje de mano los medicamentos que requieras en estos casos con su respectiva receta médica. Una simple gripe puede convertirse en un gran problema si no se toman las previsiones antes de viajar, sobre todo si enfrentarás un clima distinto al que estás habituado.

Infórmate del menú del avión: Si tienes un régimen alimenticio especial (eres vegano, celíaco,

 tienes intolerancia a la lactosa,  o debes comer con poca sal o azúcar) es muy importante que sepas las opciones que tendrás y notifiques con tiempo a la aerolínea cualquier requerimiento para evitar sorpresas desagradables.

Selecciona un buen asiento: Al comprar tu boleto busca un lugar que te proporcione más comodidad (si lo haces con suficiente antelación podrás reservar tu puesto). Los asientos del pasillo te proporcionan más espacio.

Planifica tu maleta: Selecciona con tiempo la ropa y accesorios que necesitarás y evita empacar artículos que te pueden facilitar en el lugar donde vayas. Coloca todos tus documentos (pasaporte y boletos) en un sitio accesible al momento en que el personal de la aerolínea lo requiera.

Hidrátate: Un día antes del vuelo y durante el trayecto es importante ingerir suficientes líquidos.

Evita comidas pesadas: Si tienes problemas estomacales come ligero el día anterior al vuelo y durante el mismo.

Empaca snaks: Los frutos secos, galletas y frutas te ayudarán a soportar la espera en caso de retrasos en los vuelos.

Lleva en tu equipaje de mano lo que necesites: ropa adecuada para el frío de la cabina, medias, almohada de cuello,  auriculares, antifaz para dormir, chicles (para evitar que se tapen los oídos), un estuche de viaje con crema dental  y cepillo, gotas para evitar que tus ojos se sequen.

Carga con tiempo tu móvil: Y no olvides empacar el cargador de tu celular, laptop y otros dispositivos electrónicos.

Lleva toallas húmedas o gel antibacterial: Servirán para mantener limpias tus manos.

Prevé los tiempos de las escalas: Si necesitas tomar dos o más vuelos procura contar con un margen de dos o tres horas para evitar inconvenientes con los retrasos, que son típicos en esta temporada.

Vístete con ropa y calzado cómodos: Te evitará molestias y retrasos innecesarios cuando debas pasar por los controles aeroportuarios.

Lleva opciones de entretenimiento: Aunque las aerolíneas ofrecen en vuelos largos una buena recopilación de películas, éstas pueden resultar costosas o se pueden presentar imprevistos en este sentido. Tu libro o tu música favorita te ayudarán a soportar el trayecto.

Estírate: Durante el vuelo trata de  con frecuencia y camina por el pasillo cuando tengas oportunidad.

¡Felices fiestas!

 

Leave a Comment