Cinco destinos naturales de Panamá para visitar y reactivar el turismo interno

Guna Yala, Centro Cariguana y Pozo Azul se encuentran entre los destinos recomendados por Celena Cerrud,  senderista y activista ambiental panameña

Panamá es mucho más que un país con una posición geográfica privilegiada, es un territorio de grandes riquezas naturales y destinos maravillosos para conocer. A nivel turístico tiene un amplio abanico de posibilidades para aquellos locales y visitantes que prefieren estar en contacto con la naturaleza y realizar actividades al aire libre. Debido a la pandemia el turismo ha sido uno de los sectores más afectados. Sin embargo, el panorama comienza a aclarar y las actividades turísticas se retoman paulatinamente. 

En un aspecto en el que muchos expertos coinciden es  que, siempre y cuando las medidas oficiales lo permitan, el apoyo de los locales al turismo de su país es clave. Celena Cerrud, senderista y activista ambiental panameña, considera que hacer turismo interno es una buena forma de poner a andar la economía, especialmente para comunidades y pequeños empresarios que dependen de este sector. “Además, cuando uno viaja al extranjero y conoce a otras personas, se produce un intercambio cultural y poder hablarles sobre las bellezas naturales que tiene nuestro país, es una gran satisfacción. Tenemos infinidad de lugares por explorar y una buena cantidad están disponibles y accesibles a todos” explica. 

Cerrud da a conocer cinco destinos naturales imperdibles del istmo para apoyar la reactivación del turismo y señala los implementos que debe llevar todo senderista: botella de agua reutilizable y un reloj que resista impactos y la exposición al agua hasta 200 metros, como el G-SHOCK GBX-100, que además cuenta con gráficos de mareas, datos lunares y más información sobre las condiciones como horas de salida y puesta de sol.

                                                     Isla San Blas, Guna Yala.

 

Guna Yala: Destino recomendado para todo nacional o extranjero. Allí están muchas de las mejores y más paradisíacas playas del país. También es una buena oportunidad para conocer más de esta maravillosa comunidad indígena, sus costumbres y cultura.  

                                            Cerro Cariguana, Valle de Antón.

Cerro Cariguana (El Valle de Antón): El valle de Antón es el cráter de un volcán inactivo, y como todo terreno volcánico su flora es exquisita y  su fauna espléndida (como hermosas aves y perezosos). Este cerro tiene la mejor vista al valle y puede subirse en carro o caminando, el recorrido es agradable y los paisajes maravillosos. 

                                                       Isla Taboga.

Taboga: La “Isla de las Flores” fue hace muchos años uno de los destinos favoritos de Panamá y actualmente han reestructurado su servicio de atención a los turistas. Aparte de estar super cerca de la ciudad, ofrece playas, hospedajes con vistas increíbles y ni hablar de sus senderos, desde donde se puede observar toda la isla, el Pacífico, el Canal y la ciudad de Panamá.
Pozo azul (Churuquita Grande, Coclé): Uno de los chorros o cascadas más hermosas del país. Su caudal se mantiene azul todo el año, invierno o verano siempre es buen momento para visitarlo. Está bastante accesible haciendo el sendero de 45 minutos caminando o en carro 4×4 hasta la entrada del chorro. 

                                              Bajo Mono, Boquete.

The Lost Waterfalls (Boquete): Es un famoso circuito de cascadas ubicado en Bajo Mono, Boquete. El sendero es un poco más exigente pero vale cada segundo. Tiene 3 principales cascadas y cada una es más impresionante que la otra. Es uno de los atractivos principales de Boquete porque todo el camino está bien señalizado y se puede disfrutar de toda la delicia de la jungla panameña pero con una temperatura mucho más agradable.

                                                          Celena Cerrud, senderista y activista ambiental.

La activista ambiental panameña recomienda también llevar termo de agua lleno desde casa para evitar la compra de botellas plásticas, protegerse del sol principalmente utilizando vestidos de baño que cubran los brazos y gorros o sombreros, para no perjudicar a los corales y pequeños ecosistemas de los ríos y cascadas con productos químicos. También siempre llevar una bolsa o cartuchos para trasladar la basura y la de alguien más.